• Gaby Lee

Hispanos celebran ‘Thanksgiving’ o Día de Acción de Gracias con su propia sazón

Cada año, el último jueves de noviembre celebramos Thanksgiving o Día de Acción de Gracias, una de las festividades más importantes en Estados Unidos.

Esta celebración tiene su origen en la primera reunión que tuvieron los peregrinos británicos y los nativos estadounidenses para cenar y dar gracias.


Aunque empezó a festejarse hace tiempo como una celebración cristiana protestante en la que se un “día de alabanza y acción de gracias con el Creador” por la buena cosecha, hoy en día su relevancia cultural ha hecho que la mayoría de los estadounidenses, sin importar su religión y procedencia étnica, la celebren cada año con mucha alegría, respeto y compromiso.




Por lo que miembros de la comunidad hispana, aprovechan este día para reunirse en familia y agradecer por todo lo bueno que les ha sucedido durante el año.


En su origen la comida incluía ciervos, pato, ganso, venado, mariscos, pan blanco, pan de maíz, y verduras. Tradicionalmente se cena pavo relleno al horno, suele ir acompañado de salsa de arándanos rojos, puré de patata, y salsa gravy (jugo resultante de la propia cocción del pavo sazonado con especias), vegetales, pan de maíz, y como postre pay de calabaza o manzana.


La comunidad latina en Estados Unidos ha adoptado esta celebración, aunque le ha dado su propia sazón. La fusión cultural también ha llegado a la cocina y algunas familias latinas han modificado un poco el menú.


En plato principal, el tradicional pavo puede ser fácilmente sustituido por un lechón o acompañarse o reemplazarse con carnitas o tamales, o incluso hay quienes hacen de tamales de pavo. El relleno del pavo tampoco es tradicional, puede ser de chorizo o jamón.


Es común que incluyan arroz agregando variedad de vegetales, algunos complementan con frijoles, tostones o plátanos.

Como postre puede ser tradicional pay o incluir algún otro postre típico de Latinoamérica como el flan, un pastel de tres leches o postre de gelatina.

Otra gran diferencia es su horario de inicio. La cena tradicional de Acción de Gracias comienza alrededor de las 5 o 6 de la tarde, mientras que las familias latinas comienzan su cena alrededor de las 9 de la noche, la que después se transforma en toda una fiesta.


No importa cómo lo celebres, esperamos que la pases genial en compañía de tu familia o amigos. En Radio Latido damos gracias a Dios, por la oportunidad de servir a la comunidad hispana en Kentucky y en todo Estados Unidos.

11 visualizaciones0 comentarios